Sangucados: Lindo ambiente pero mala cocina

sangucados

El otro día, junto a unos compañeros de trabajo pasábamos por La Concepción y vimos este local, Sangucados, ubicado en La Concepción 80. Recuerdo que un buen amigo lo había recomendado para ir a tomar cerveza, pero era la hora de almuerzo, decidí que había que correr el riesgo y aventurarnos con ese local, razón suficiente para convencer a mis compañeros de ir para allá.

Al entrar al local te das cuenta de inmediato de que no es el típico local aburrido, ves el esfuerzo por mostrar algo distinto, algo que los identifique del resto de la competencia. Eso me fascino.

El ambiente cargado de buena onda por la decoración contrasta enormemente con la actitud de los garzones que atienden. Ok, si el servicio es pésimo, existe una alta probabilidad de que la comida no este a la altura del ambiente que proponen (Como la cadena de cafés de la sirena)

Enfoquemos en lo principal, la comida. Como era la hora de almuerzo en la mesa había una especie de menú permanente o estándar. Me sorprendió las pocas opciones que había en aquel papel, asumí que para esa hora del día solo trabajaban con esos platos fijos y así no colapsar a la cocina.

De las opciones elegimos pollo a la plancha, hamburguesa casera, menú vegetariano y sopa de día. Junto a las guarniciones clásicas, arroz y papas fritas.

Después de un rato de espera llegaron los platos. ¡Que tremenda impresión dieron esos almuerzos a primera vista! (Sarcasmo 😉 )

Si vas a almorzar afuera, lo mínimo que esperas es que sea mejor que tu casa. Así no fue el caso, la pechuga se veía completamente seca, ideal para que un faraón egipcio enterrado hace miles de años la comiera, ¡la hamburguesa estaba cruda! y del plato veggie, ¿que se puede pedir? ¿lechugas en su punto?, veggie no significa una fuente repleta de lechuga y tomate.

Dicen por ahí que la primera impresión es la que vale y que la comida entra por la vista.

La hamburguesa casera fue devuelta completamente, y la persona no quizo ordenar nada más de ese local. La pechuga de pollo a la plancha corrió mejor suerte, pero en palabras del comensal: “Era como mascar corcho”

En lo personal decidí ir otras 2 veces y ordenar los mismos platos cada vez. Y el resultado fue el mismo.

En resumen, un local con un tremendo ambiente, bien cool a la vista, como los que uno visita en el barrio latino en París, pero el servicio y la cocina al peor nivel. Una verdadera lastima porque sus precios no reflejan la prolijidad de la cocina.

Consumo promedio por persona: $ 5.200

Medios de pago:

  • Efectivo
  • Redcompra
  • Sodexo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *